domingo, 7 de diciembre de 2014

Adulterio


Linda está casada con un hombre rico, tienen dos hijos y la familia vive en una hermosa casa en Ginebra, Suiza. Trabaja en el periódico más importante del país, es guapa, viste bien y tiene todo lo que se pueda desear. A ojos de todos, su vida es perfecta. Sin embargo, no es feliz; una gran insatisfacción la corroe y se siente culpable por no ser capaz de disfrutar de lo que tiene. Por eso no habla con nadie de lo que sucede. Ama a su marido pero la relación con él se ha vuelto rutinaria, apática.

Un día, el periódico la envía a entrevistar a Jacob König, un antiguo novio del instituto que ahora es un político de cierta relevancia. Este encuentro es suficiente para que ella se sienta capaz de hacer algo con lo que soñaba desde muchacha, y empieza a dar rienda suelta a sus fantasías. Vuelve a sentir pasión por la vida. Ahora hará todo lo que sea para conquistar ese amor imposible y descenderá hasta el fondo del pozo de las emociones humanas para, por fin, encontrar su redención.



REFLEXIONES

  • “No mostramos nuestros sentimientos porque la gente podría pensar que somos                      vulnerables y aprovecharse de nosotros.”
  • “Descubrí lo que realmente me estaba causando problemas: la falta de pasión y                      aventuras.”
  • “Para encontrar la paz en el cielo, debemos encontrar el amor en la tierra.”
  • “Siempre estamos practicando el autocontrol, manteniendo al monstruo sin salir de su            escondite”.
  • “Nosotros mismos creamos el desorden en nuestra cabezas. No viene de fuera.”
  • “Mantener la seguridad de la relación al mismo tiempo que experimentar aventura. Es la       situación  ideal”.
  • “La gente tiene una tendencia a la autodestrucción.”
  • “Lo que mata a una relación es precisamente la falta de desafíos, el sentimiento de que          ya no hay  nada nuevo. Necesitamos continuar siendo una sorpresa para el otro.”
  • sábado, 6 de septiembre de 2014

    ¿Cuales son las piedras grandes en tu vida?



    Un experto asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó:
    - ¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco?

    Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco.
    Luego preguntó:

    - ¿Está lleno?

    Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes.
    El experto sonrió con ironía y repitió:
    - ¿Está lleno?
    Esta vez los oyentes dudaron:
    - Tal vez no.
    - ¡Bien!
    Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.

    - ¿Está bien lleno? preguntó de nuevo.

    - ¡No!, exclamaron los asistentes.

    Bien, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebosaba. - Bueno, ¿qué hemos demostrado?, preguntó.
    Un alumno respondió:

    - Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas.

    - ¡No!, concluyó el experto: lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después. 

    Reflexión: 

    ¿Cuáles son las piedras grandes en tu vida?. ¿Tus hijos, tus amigos, tus sueños, tu salud, la persona amada? ¿o son tu trabajo, tus reuniones, tus viajes de negocio, el poder o el dinero?
    La elección es tuya. Una vez te hayas decidido..., pon esas piedras primero. El resto encontrará su lugar.

    lunes, 16 de junio de 2014

    LAS COSAS SIMPLES DE LA VIDA

    Las cosas simples



    Tengo muy clara, casi sensorial, mi encuentro con una amiga muy querida en su departamento de Miraflores. Recuerdo con mucha claridad esa frase suya: en mi vida no sucede casi nada, por eso pinto. También pienso en mi vida desde que por motivos de salud deje de trabajar perdiendo la noción del tiempo sintiendo que todos mis días son domingos. Es que acaso en la vida las cosas suceden a pequeña escala, es decir, suceden por dentro, no tanto por fuera???. Me hace falta el bullicio de mis hijos cuando eran adolescentes, si los problemas de aquellos tiempos en que el tiempo no me alcanzaba para nada, ni el dinero, y la cantidad de veces que tuvimos que acudir al chanchito para robarle todos los reales y centavos que habíamos ahorrado para una noche de emergencia en que ordenar pizza para mirar una buena película en la tele nos arreglaría la vida. Y la vida fue pasando, ahora tengo nietos que crecen con la rapidez de un gacela, y vivo extrañando las preguntas, las querellas, los permisos, las celebraciones, las noches en que se robaban mi auto creyendo que estaba dormida. Si me he dado cuenta en estos meses de dolores corporales, de incapacidad de que la esencia de la vida, del sentir, de la felicidad esta en las cosas simples, sencillas. Lo que daría por ver a mi madre aparecerse un domingo muy temprano con todos los ingredientes para prepararnos el mejor desayuno del mundo, sus delicioso , lo que daría por una tarde de tertulia literaria con un poeta indigente que me entere que se murió hace unos días, lo que daría por un abrazo de mis nietos y un beso lleno de ternura como aquellos que me daba mi abuelita en la frente, lo que daría por escuchar los sabios consejos de mis tías Gatas, por sentir la presencia de esas personas que se fueron de esta vida dejando huellas imborrables en el baúl de los recuerdos. Si, he aprendido mucho en este tiempo de pelear contra la muerte, si, indudablemente con el tiempo creo que cada vez hago más mía la idea de que las cosas más sencillas, más banales, son la esencia de la vida. Es acaso nuestra mirada la que las transforma. Creo que podemos sorprendernos con cualquier cosa, una tarjeta, un dibujo, una foto, un gesto, una mirada, una flor, un cielo azul, una noche llena de estrellas, la orilla del mar, un amanecer. No he de permitir que nadie ni nada me vuelva incapacitada para ver que para ser feliz debemos valorar y apreciar las cosas simples de la vida. No dejemos que los problemas del mundo atrofien nuestras mentes, no perdamos nunca lo que es verdaderamente importante, la sensibilidad.







    Hay una palabra que aquí resuena: Amor, hay otra siempre en el fondo de mi alma, gracias Padre Celestial por otro día de vida, por todas las cosas simples pero maravillosas de esta vida.

    sábado, 26 de abril de 2014

    ACTITUD ANTE LOS PROBLEMAS

    Muchas veces la forma como actuamos ante un problema o una dificultad no nos deja satisfechos ni orgullosos a nosotros mismos, en ocasiones nos desconocemos a nosotros mismos, es como si el que hubiese actuado, o reaccionado fuera alguien completamente ajeno a mi mismo.
    Nos proponemos cambiar ser diferentes, pero cuando se vuelve a presentar una ocasión similar, nos encontramos teniendo las mismas reacciones.



    ¿Si no es así como queremos actuar, si no estamos satisfechos con ello, que es lo que falla? ¿Dónde está el problema?

    Frecuentemente cuando tenemos un problema tendemos a pensar que no tienen solución, o que no podemos encontrársela, estamos tan metidos en la dificultad que no nos planteamos o no vemos opciones o alternativas diferentes.

    Podemos encontrarnos paralizados por la situación, a tal punto que no sabemos como actuar, como enfrentar las cosas, como si nos encontráramos en un cuarto oscuro o en un callejón sin salida, o por el otro lado nuestra reacción puede ser una pérdida del control sobre ella o sobre nosotros mismos, a tal punto que presos del enojo y la ira, la angustia o el estrés o la ansiedad optamos por respuestas que terminan no solo, no siendo las más adecuadas, sino poniéndonos en mayores dificultades e incluso avergonzándonos ante nosotros mismos y nuestros semejantes.
    No importa si esta es a nivel personal, social, laboral o de pareja
    A veces nos encontramos en situaciones en las buscamos quien tiene “la culpa” del problema, o del por que me siento o reacciono de la forma como lo hago.
    O quejándonos de lo que nos ocurre, sin llegar a asumir una acción al respecto o sin darnos cuenta que somos artífices de aquellas cosas que nos pasan, bien sea por que se generan por nuestra forma de actuar o por que simplemente dejamos que las cosas pasen y estamos esperando a que cambien por sí solas o que alguien más lo haga por nosotros.

    ¿Qué actitud tienes, ante tus problemas?

    La actitud no es otra cosa que la forma como reaccionamos ante una situación o un problema, y si bien es cierto que hay realidades que no podemos cambiar, que no está en nuestras manos hacerlo y que debemos asumirlas como tales, la forma como reaccionamos a ello hará la diferencia.

    ¿Siento que la situación me controla, o soy yo el que controlo la situación?
    ¿Por qué pierdo ante la situación el control?
    ¿Quién es mas grande, mi problema o yo?
    ¿Cuento con los recursos y herramientas necesarias para afrontarlo?
    ¿He salido de situaciones difíciles en el pasado?
    ¿Cómo lo he hecho?
    ¿Con que recursos personales cuento para salir de esta nueva dificultad?
    ¿si pudiera tomar algo de distancia del problema, podría ver algo que ahora no veo?
    ¿Qué de esta situación conflictiva me puede beneficiar?
    ¿Es mi actitud la que me lleva al problema?
    ¿Veo, ante esta situación mi medio vaso lleno, o mi medio vaso vacío?
    ¿si pudiera asumir mi responsabilidad y que el cambio depende de mi, en vez de pensar que las cosas son así o que el otro o la situación son las que deberían cambiar que es lo que haría?
    ¿Podría yo asumir un pequeño cambio y comprometerme con ello?

    ¿Por qué entonces, si las cosas son en la teoría tan claras y tan obvias, en la práctica no sucede de esta manera?

    Si no estoy orgullosos de mi forma de comportarme y quiero asumir mis problemas de esta manera, por que no lo logro cuando nuevamente estoy enfrente de una situación conflictiva?

    ¿Por qué, pierdo el control o actúo impulsivamente? ¿Por qué actúo,  luego pienso y me arrepiento?

    La buena voluntad, y el deseo de cambiar son las bases primordiales para poder hacerlo, pero hay circunstancias en nuestra vida, en las cuales actuamos de tal o cual manera por que están muy ligados a nuestros procesos internos, que no son conscientes como el decidir cambiar, y es por eso que las situaciones nos dominan una y otra vez, y nos dan la sensación de que no las podemos controlar o que no nos podemos controlar ante ellas.



    En este sentido, la consciencia de ellos, y la decisión de cambiar, de que las cosas sean distintas, es poder reconocer que la situación se sale de nuestras manos y que para poder dominarla y enfrentarla necesitamos una ayuda profesional, y la suficiente madurez personal para poder aceptarla.

    Logrando entender que es lo que pasa, y encontrando las herramientas adecuadas para enfrentarlo, y solucionarlo, haciendo que nuestro ambiente personal, social, laboral o de pareja sea diferente.

    El cambio es posible, dominarnos y enfrentar situaciones conflictivas también, las alternativas están en nuestras manos, y la posibilidad de una mejor relación con nosotros mismos y con nuestro entorno también.

    ¿Puedo comprometerme conmigo mismo, y con quienes me rodean para que las cosas sean diferentes y aceptarla?

    No esperes que los demás cambien para ti, el cambio empieza por ti. En tus manos está que las cosas sean diferentes

    martes, 11 de febrero de 2014

    CARTA DE UN HIJO A SU MADRE



    Querida mamá.

    Hoy salí de viaje, fue inesperado, fue un viaje rápido y bonito. Quiero que sepas que fue corto, que voy a esperarte con los brazos abiertos, pero para ti, sé que la espera va a ser muy larga. Hoy te escribo desde el Cielo para contarte de mi viaje.

    Aunque no lo sepas traje el mejor equipaje que pude, y así quiero decírtelo. Mi maleta ha venido cargada de todo tu cariño, del amor que tú me diste en todo este tiempo de mi corta vida que hemos podido compartir. 

    Gracias a ti mamita querida, he traído también valores, muy buenos valores que tú me has enseñado con tu ejemplo y con tu entrega, con la dedicación y ese amor incondicional que por mi sentiste desde que estaba en tu vientre. Aquí no he tenido que aprender a amar, mamá....porque tú ya me lo enseñaste.

    Quiero mami querida que seas consciente de la importancia del trabajo que has realizado, has hecho de mí la persona que aquí sigo siendo, y te repito: quiero que lo sepas y que te sientas en paz, que no llores mi partida, que sepas que estoy bien y que no quiero saberte triste, te quiero alegre para mis hermanitos y para mi papito y mis abuelitos.


    No lo olvides, me he traído conmigo cada juego, cada enseñanza, cada parte de ti que me diste, y créeme: eso es infinito, lo es todo. No tuve una vida larga porque no todos llegamos a grandes, mi destino fue llegar primero al Cielo. Así ha tenido que ser y has tenido que ser tú, para poder enseñarme todo aquello que me ayudó y me sigue ayudando, porque solo tú lo has hecho.

    Por favor mamita linda, no te preocupes por el tiempo que vas a estar sin verme, sin mis travesuras, sin mis ocurrencias, sin mis risas, sin mis abrazos, ahora me toca a mí.

    Me toca a mí, enseñarte y tener contigo la misma paciencia que tenías conmigo cuando me enseñaste a andar: ahora te voy a ayudar yo a caminar sin mí, porque debes hacerlo y yo te guiaré en ello...

    Caerás unas cuantas veces, como tantas caí yo, pero recuerda como amorosamente me levantabas y me decías que pronto sanaría: hoy te toca a ti, mamá. Te toca levantarte y ponerte de pie tantas veces sea necesario....es sencillo, me decías, recuerdas? Pues hagámoslo juntos, estoy contigo. Si yo pude, tu puedes....somos uno, recuerda que yo soy un pedacito de tu vida. 

    No te preocupes porque no hablemos, porque tenemos el mejor lenguaje que se pudo inventar: el lenguaje del alma, el del corazón.

    Mamita por favor no sufras y no te preocupes porque no nos veamos, porque mi imagen irá a ti cuantas veces lo necesites. Yo siempre viviré en el huerto de tu alma.

    No te preocupes porque no nos toquemos, recuérdame tan solo y volverás a sentirme.

    Abre la maleta de todo el equipaje que me diste, y quédate con eso, pues " eso " soy yo.

    Si tú lloras, yo te secaré las lágrimas. Si tú sonríes, yo reiré. Si tú ríes, yo bailaré. Si bailas, yo saltaré.

    Y cuando menos te lo esperes, y sin que te des cuenta, habrás sanado y entonces estaremos verdaderamente juntos mamita.

    Estoy en cada amanecer, dándote fuerzas para comenzar el día. Estoy en cada atardecer, tranquilizándote para descansar un profundo sueño. En cada flor que se abre, dándole color y alegría a tu vida. En cada carcajada, llenándote de fuerza. Estoy en tantas pequeñas cosas, que ahora te pasan desapercibidas.

    Si no me encuentras, acude a mi casa que es la tuya: tu alma, tu corazón y allí estaré siempre.

    Te quiero mamá, se fuerte, por ti y por ellos..... ¡Y sonríe que te espero!

    Un abrazo para todos, aquí no hay dolor, no hay hambre, no hay vacíos ni miedo, ni frio, ni calor, aquí somos todos felices y es tiempo celestial. 

    lunes, 6 de enero de 2014

        LOS LIBROS PASARON DE MODA...?














    Desde hace tiempo percibo algo en el aire que me duele y me molesta, y es que los libros están pasando a ser, cómo decirlo... "dispositivos fuera de época". Creo que las personas tienen cada vez menos tiempo para leer, y, que en tiempos de hiper-realismo, la literatura no logra llamar la atención sobre lo que propone: un trabajo diferente con el lenguaje, un trabajo de reflexión, de indagación. Es como si le dijésemos a alguien que contempla un árbol, que ese árbol no existe y que en su lugar hay una buganvilia. Es imposible competir con todos los documentos visuales y textuales que circulan por Internet y encontrar un espacio para dedicarle tiempo a un libro, son cientos de libros que aparecen día a día. Además, ¿qué nos empuja a leerlo si no es la opinión que circula en el aire, las ideas sobre valor, o las ideologías, es decir doctrinas de lo que significa "literario"?. La mayor parte de las personas que leen (una población joven en su mayoría, y una muy mayor, la gente entre los 35-60 años económicamente activa casi no lee por falta de tiempo), no lee periódicos, ni los medios tradicionales difusión, sino los blogs, el Facebook, y ve, sobre todo, documentos adiovisuales. La crítica como género, está desapareciendo y la autoridad de los críticos también en medio de la "horizontalidad" del Internet. Cada quien crea su propio canon, y es casi imposible ir en contra de ese movimiento que es el fenómeno más marcado de nuestro tiempo.

    Entonces, ¿para qué escribir? y yo que escribo para aliviar el hambre, para ver si con la venta de mis libros recaudo dinero para ayudar a los miles de ninos pobres cn mi grupo CENTRO LUZ DE ALMAS ... y que dificil es vender mis libros... Y que dificil es que las personas ayuden a los pobres... 

    Creo que seguimos teniendo la ingenuidad de pensar de que a estas alturas vamos a crear una cultura de lectura, ¿o sí? Me hago la pregunta: ¿si es que no nos hemos pasado el siglo sin lograr estimular la lectura y ahora es demasiado tarde. Si no seguimos siendo sociedades de supervivencia, con poco tiempo para otra forma de vida que no sea la acción inmediata, y les interesa a las nuevas generaciones esa forma de vida? Lo noto cada día, los contenidos se adelgazan, las formas de escribir se estandarizan, por eso, el único respiro es pensar que escribir es una forma de no alienarse, de buscar la libertad, de huir de las prisiones, para mi es como respirar, sino escribo siento que exploto, que me muero poco a poco. Claro, alguien va a decir, pero sin lectores y lectoras, ¿qué hacemos? No lo sé, no van a aumentar en tiempos de crisis, a no ser que se produzca una revolución en la forma de pensar de las poblaciones más jóvenes, los movimientos contestatarios con esta forma de vida artificial que les impide "soñar". Leer el slogan de un joven que dice en una manifestación : si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir, podría ser una pista. La cuestión es "soñar, con qué....

    Si los libros han sido siempre el mundo del sueño y la imaginación, ¿por qué tan poca gente los lee? tal vez es que sueñan con las mismas cosas que les propone la sociedad que critican... es una intuición que me ha venido ahora, aunque comprendo que dicen soñar con una vida digna, con trabajo, casa, un futuro menos inestable... Pero, igual, creo que los libros no encajan en ninguna categoría...

    La realidad es tan intensa, tan pesante, que los libros podrían parecer un artificio, una impostura, un gasto, un inonveniente, casi de mal gusto. Ante la amenaza inminente de catástrofe, se produce como un paréntesis, una pausa en la lectura, tal vez... ¿será eso? Habrá que esperar a ver qué pasará si la prensa escrita desaparece, si los libros digitales reemplazan definitivamente a los impresos, y si, con el tiempo, los derechos de autor (a) serán una forma pasada de reconocimiento... 

    Y me duele pensar que los libros, mis tesoros, mis adorados libros, pasaron de moda??? y ver que hace días nadie me deja comentarios..


    Por Mariangeles

    martes, 31 de diciembre de 2013

                            AMOR A PRIMERA VISTA






    El amor a primera vista es muy fácil confundirlo con otros tipos de sentimientos, ya que cuando conoces por primera vez a una persona te surgen muchos nuevos sentimientos que a veces son difícil de identificar. Puede ser que la otra persona te despierte un apetito sexual muy grande, pero el amor a primera vista no consiste en eso, sino en mucho más.
    Cuando el hombre aprenda a respetar incluso al ser más pequeño de la creación, sea animal o vegetal, nadie tendrá que enseñarlo a amar a sus semejantes'

    'La compasión por los animales está íntimamente ligada a la bondad de carácter y se puede afirmar con seguridad que quien es cruel con los animales no puede ser una buena persona.

    " Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor...
    recuerda: si eliges el mundo quedarás sin amor,
    pero si eliges el amor, con él conquistarás al mundo...
    Albert Einstein